La Faceta escondida de Rafael Pérez de León

A lo largo de estas lecturas hemos descubierto a un hombre artista, creador de muros y de color, pero en un tono prendido a sus creaciones arquitectónicas. Contemplémoslo ahora como un creador de muros por medio del color que atrapó en sus lienzos. El color lo deslizó sobre el papel, cartón, lienzos, pero sin olvidar el que puso a sus edificaciones. Practicó la acuarela, el óleo, aplicándolos con pinceles y espátula cuando deseaba dar volumen a sus creaciones. En los muros los colores fueron monocromos en tonos pastel.Desde muy jóven, el Maestro Rafael Pérez de León creó “Temas” en el campo pictórico, que tomaron dos vertientes principales, el paisaje y la arquitectura, sin ser únicos, ya que existen retratos y otros estudios en los que aparecen tópicos diferentes, con menor frecuencia, aunque no por esto, de menos calidad.

El entorno gráfico fue desde los primeros pasos en la pintura, fuente de inspiración. El mundo, las flores, los árboles, el cielo fueron los primeros elementos captados en dibujos que paulatinamente se llenaron de color.